DIAMANTES CREADOS / SINTÉTICOS

¿Los Diamantes Sintéticos son Diamantes de verdad?

Si te estas planteando adquirir una joya con Diamantes, es muy probable que hayas oído hablar de la existencia de los diamantes artificiales, también conocidos como Diamantes Sintéticos. Y seguramente esto te genere dudas a la hora de decidir cuál es la mejor elección para ti, si un Diamante Sintético o uno natural.

Ya te avanzamos que lo único que hace que un Diamante sintético sea diferente a un Diamante natural es su origen y formación.

Mientras que el Diamante Natural se crea bajo la superficie de la tierra, el Diamante Sintético es creado en el laboratorio, reproduciendo las mismas condiciones que dan origen a los Diamantes Naturales.

Con este proceso se consiguen Diamantes Sintéticos con las mismas propiedades físicas, químicas y ópticas que los Diamantes Naturales, y con muchos beneficios no sólo económicos, sino también medioambientales.

¿Cómo se crean los Diamantes Naturales?

La formación de un Diamante Natural requiere un complejo proceso de millones y millones de años que todavía está en estudio, y que empieza cuando las rocas que se encuentran en la superficie de la tierra son empujadas hacia las profundidades debido a los cambios de temperatura.

En el viaje que realizan de hasta 200 kilómetros de profundidad, las rocas se derriten y liberan moléculas carbónicas que posteriormente, cuando la temperatura disminuye, vuelven a solidificar con la estructura de un diamante.

Llegado a este punto, el diamante necesita de millones de años para volver a la superficie de la tierra, proceso casi tan complicado como el de su formación, ya que deberá esperar a que se produzca una erupción volcánica a la profundidad adecuada para que el magma pueda transportarlo hasta la superficie.

Si bien este es el proceso común en la formación de Diamantes, no es el único. Ya en 1969 se publicó un artículo científico en el que se postulaba la existencia de diamantes en el espacio exterior, aunque no hubo evidencia hasta 1987, cuando se encontraron un gran número de microdiamantes en fragmentos de asteroides que habían impactado en la tierra.

Según los expertos, estos diamantes se formarían en nubes gigantes compuestas por gas y polvo donde la presión es mucho menor que en la tierra y las temperaturas son extremadamente frías, aunque aún se desconoce el proceso de formación en gran parte.

¿Cómo se crean los Diamantes Sintéticos?

Los diamantes sintéticos, como hemos mencionado antes, se producen en laboratorios, y se conocen también como Diamantes CVD, debido al proceso de producción conocido como “método de Deposición de Vapores Químicos”.

Un Diamante CVD comienza como una rebanada delgada de semilla de Diamante. Esta semilla de Diamante se coloca en una cámara sellada llena de un gas rico en carbono y se calienta a alrededor de 800 grados centígrados.

Los gases de la cámara se ionizan en plasma utilizando una tecnología similar a la de las microondas o los láseres. Esta ionización rompe los enlaces moleculares en los gases, y el carbono puro se adhiere a la semilla de Diamante produciéndose una lenta cristalización.

El resultado es un Diamante que es química, física y ópticamente igual a los que crecen bajo la superficie de la Tierra, con las mismas propiedades físicas y químicas que las de un Diamante extraído/natural.

Existe otro proceso conocido como HPHT (“alta presión y temperatura”). Con este método, diamantes naturales de color pobre se transforman en diamantes de color muy blanco, y por lo tanto muy preciados.

Tanto en un caso como en otro, los diamantes sintéticos tienen que identificarse como tales con las palabras “artificial” o “de laboratorio”. Por lo tanto, al adquirir una gema es muy importante exigir un certificado gemológico emitido por un laboratorio de certificación.

¿Cómo se certifican y califican los Diamantes Sintéticos?

Los Diamantes Sintéticos se clasifican y certifican utilizando el mismo proceso que los Diamantes extraídos/naturales, a través de los laboratorios de gemas expertos en la clasificación de Diamantes.

Los laboratorios de certificación de Diamantes más populares son: Instituto Gemológico de América (GIA) e Instituto Internacional de Gemología (IGI), y el proceso de clasificación es muy similar para todos los laboratorios de certificación de Diamantes.

Cada Diamante es calificado primero de forma independiente por varios gemólogos en el laboratorio; posteriormente las calificaciones individuales se compilan y analizan para determinar la calificación final, en base los criterios de corrección de corte, color, claridad y tamaño/quilates. Este sistema se conoce como sistema 4C, sistema que comparten con los diamantes Naturales.

El Sistema 4C

Los 4 criterios para establecer la calidad de un Diamante, ya sea natural o sintético, se conoce como sistema de las 4C:

  • Peso (carat)
  • Color (colour)
  • Pureza (clarity)
  • Corte (cut)

Peso: el peso de un diamante se mide en quilates. Por lo tanto, cuanto mayor es un diamante, más pesa y mayor es el precio. Es importante no confundirlo con el kilataje de los metales, que se refiere a la pureza del oro.

Color: en cuanto al color, cuando más blanco o transparente es un diamante, más valioso. Para establecer la claridad de un diamante se utiliza una escala de colores que se divide en grados desde la D a la Z. Siendo el D el de mayor claridad y el Z el de menor claridad.

Los diamantes conocidos como Diamantes Fantasía, que tienen colores poco frecuentes como el rojo y el azul, no utilizan esta escala, y se considera que cuanto más intenso es su color, mayor es su valor.

Claridad: este criterio hace referencia a las pequeñas imperfecciones naturales que podemos encontrar en un diamante. Estas imperfecciones pueden ser una nube, líquido, una fractura, un diamante más pequeño en su interior… Cuanto menor son las imperfecciones, mayor es el valor.

Corte: el corte o talla es lo que permite sacar a la luz el brillo de un diamante, y la elección del corte más adecuado dependerá única y exclusivamente de la experiencia del tallador, ya que, si la talla y las proporciones no son las adecuadas, no brillará tanto porque la luz no se reflejará bien en su interior.

Entre los cortes más utilizados y conocidos tenemos la talla brillante y la talla princesa.

Beneficios de los Diamantes Sintéticos

  • Belleza y Calidad: los Diamantes sintéticos tienen las mismas propiedades físicas, químicas y ópticas que los diamantes extraídos. Sólo los expertos pueden determinar si un Diamante es sintético o natural después de someterlo a un riguroso examen.
  • Precio: El beneficio más evidente es el precio de los Diamantes Sintéticos, ya que ofrecen un excelente valor y son más asequibles que los diamantes naturales, de manera que puedes comprar una pieza de mayor quilataje un precio inferior.
  • Piezas éticas: los Diamantes sintéticos tienen un impacto ambiental mínimo. Si bien los Diamantes Extraídos y los Sintéticos tienen los mismos costes exactos en cuanto a corte, pulido e inspección, no es así en cuanto a la cadena de suministros y uso de recursos naturales, ya que los Diamantes minados tienen una larga cadena de suministro que los sintéticos no poseen.

En fg apostamos por la sostenibilidad en los materiales y sus procesos de producción, y creemos que adquirir un Diamante Creado no es sólo una buena inversión económica; también es una muy buena manera de cuidar el futuro de nuestro planeta y de nuestros hijos.