Como saber si es Oro con métodos caseros o profesionales. Te lo explicamos a continuación.

Existen procedimientos muy sencillos que puedes hacer tu mismo en casa o procedimientos más profesionales y fiables con herramientas y kits que se utilizan en Joyerías. Si quieres saber el valor real de tu joya para venderla, puedes hacer unas sencillas verificaciones en tu casa o acercarte a una de nuestras tiendas de joyeria Madrid o joyería Barcelona, estaremos encantados de atenderte.

Tener una joya de oro, es siempre una muestra de lujo indudable y un valor seguro, pues es constante y se revaloriza con el tiempo. Si lo que has decidido es vender tu joya de Oro, te recomendamos revisar este otro artículo.

Métodos Caseros

¿Cómo saber si es oro?

Examen visual

Sencilla y sin riesgos

Todas las joyas originales de Oro, tienen un número oficial marcado sobre ellas y es la marca que identifica su material y pureza. Y por lo general, esta marca de la composición de la Joya de Oro se encuentra en la parte interior e inferior.

Quizás necesitaremos una lupa, porque al ser muy pequeña quizás no la veamos bien. Es mejor reconocer con exactitud el sello de originalidad de la joya de Oro.

Sin embargo, no todas las joyas tienen el sello, ya que estos se volvieron populares en los años 50 y desde entonces se ha convertido en una norma de joyería. En joyas posteriores es muy difícil encontrarlo, por lo que deberemos recurrir a otros métodos distintos.

Existen dos escalas valorativas para reconocer la pureza que constituye nuestra Joya de Oro y te la mostramos a continuación:

Finalmente, existe una marca de letras para las joyas que están chapadas o la cubierta es de Oro, pero que su alma interna es de otro material.

Y las nomenclaturas más habituales que las identifica son éstas:

Marcas Joya
Calidad
EEUU
1 a 999 mg
Europa
9k a 24k
Composición
GP
Chapado
GF
Oro Plaqué
GEP
Galvanizado

Si tu joya de Oro tiene las siguientes marca, no hará falta realizar ninguna prueba casera de las descritas que pudiera rayarla o deteriorarla. Pero si lo que deseas es garantizar al 100% la composición de tu joya, te recomendamos ir a un joyero de confianza para realizar una prueba más profesional.

En Joyería Fina García, estaremos encantados de atenderle. Puede visitar una de nuestras instalaciones o Contactar con Joyería Fina García. Le ayudaremos a comprobar su composición.

Decoloración Joya

Por el paso de los años

Primero y antes de hacer esta prueba, es aconsejable limpiar el metal con algún limpia metales y hacer desaparecer de nuestra joya la partículas aheridas que hacen que pierda su brillo original.

También lo podemos hacer con una sencilla solución de lavavajillas con agua templada y un cepillo de dientes blando.

Una prueba infalible en joyas usadas y una vez limpias, es comprobar si en los bordes y las partes de más fricción ha perdido su color original dorado o si ha aparecido óxido.

El oro es un metal inoxidable en el agua, en el aire y en presencia de sulfuros que lo hace un metal de alto valor.

No presenta óxido independientemente de las condiciones o temperatura a la que se someta.

El oro puro tampoco se decolora, mantiene su brillo por más tiempo que pase.

Si antes de limpiar la joya de oro observamos óxido es probable que no sea de Oro. Si una vez limpia observamos marcas de desgaste con distinto color, será prueba evidente que el metal no es de Oro. Lo más probable es que tenga un baño y se haya desgastado, o el óxido aparecido sea porque el alma de la joya es de otro metal que si se oxida.

Pero antes de tomar una decisión sobre si es Oro o no, es mejor consultar con un profesional para verificarlo definitivamente.

Prueba con Limón

También para limpieza

El limón es un elemento que podemos encontrar en casa con mucha facilidad y como es un cítrico nos servirá como ácido para hacer nuestra prueba. Podemos usar este método, pero solo nos servirá para descubrir si la composición exterior es de Oro y no llegaremos a descubrir su aleación interior.

El procedimiento a seguir es muy fácil y muy parecido al de la prueba con bicarbonato, sencillo y rápido. Exprimimos un limón sobre la joya que queramos comprobar, la limpiamos y secamos con una tela blanca.

Si la tela blanca se torna de un color negruzco o se mancha, no será Oro puro.

Si la tela blanca, entonces el oro es puro original.

Genial y sencillo ¿no?

Con Bicarbonato

También método de limpieza

Además de usarse como procedimiento para limpiar tus joyas de Oro, el bicarbonato también te sirve para darte cuenta si la pieza no es de Oro puro o no es de este material. Pero, ¿cómo lo hacemos?

La prueba es muy sencilla, mezclamos el bicarbonato con unas gotas de limón y esa mezcla la frotamos sobre la pieza. Ahora frotamos, limpiamos y secamos la joya con un trapo blanco:

Si el paño blanco se pone negruzco, entonces no es oro puro.

Si el paño blanco no cambia de color, es oro original.

Es un proceso bastante sencillo y efectivo, pero solo garantizará si la pieza es de Oro en su exterior, por lo que si solo esta bañada tampoco reaccionará.

No es una prueba para garantizar la composición real de la joya. 

Prueba mordisco

Nada recomendable

Es una prueba muy sencilla, la que hemos visto algunas veces en las viejas películas del Oeste. Pero no es una prueba fiable ni nada recomendable.

Sigue estos dos simples pasos:

Muerde la joya con la firmeza que te permitan tus dientes sin lastimarte y examina la pieza. El oro de verdad dejará ver alguna muesca y la profundidad de esas mismas muescas indicará su pureza. Más pureza, más profunda será la marca.

No es una prueba nada recomendable y nada precisa, pues en el mejor de los casos, si es de Oro habrás dejado marcas y nadie quiere tener marcas en una joya de oro.

Algunos materiales sin ser de Oro también pueden dejar las mismas marcas, al igual que los objetos bañados. Así, puedes confundirte pensando que tu joya si lo es.

Prueba del Vinagre

No reacciona con Vinagre

El oro no reacciona con la mayoría de ácidos y en este caso, el vinagre actúa como un ácido ante muchos metales. Puede ser una elección perfecta para reconocer la originalidad de la pieza.

Pero también has de tener cuidado, si tu joya no es de Oro o esta chapada en  o tiene una aleación sin mucho porcentaje de Oro puro, puede reaccionar y dejar manchas.

¿Cómo puedo hacerlo?

En primer lugar, coloca la pieza o la joya en una taza con un poco de vinagre blanco y déjala sumergida unos 15 minutos. Ahora procede a sacarla y si es de un Oro verdadero, brillará como la primera vez.

Si no es puro, la joya cambiará de color o sufrirá reacciones al ácido ascético. Por lo que no es recomendable hacer esta prueba si no estamos convencidos de su composición y tememos dañar nuestra joya.

¿Te suena de algo este procedimiento?. También lo hemos explicado en otro artículo, pues se usa este proceso para la limpieza de las Joyas de Oro purdo. Puedes ver este otro artículo que habla de esto aquí:

Prueba magnética

El Oro no se magnetiza

¿Cómo puedo saber si la joya de oro tiene pureza original?

Usar un imán es una forma sencilla, práctica y efectiva de hacer un primer test que hacen los profesionales antes de hacer otras pruebas. Para realizar la prueba es preferible hacerlo con un imán potente de neodimio para que sea más efectivo y sea más fácil de detectar si es de Oro puro u otro material.

Al usar un imán y acercarlo a la joya que quieres consultar, si la pieza se acerca al imán, definitivamente no es oro ya que el oro no es magnético. 

No obstante, hay muchas joyas que aún siendo de Oro son atraidas por un imán. ¿Cómo puede ser?. La respuesta esta en el Niquel, un metal ferromagnético que es utilizado en Joyas de Oro para darle un acabado más  fuerte y duradero.

En este caso usaremos la prueba de la piedra de toque para garantizar la composción. El oro desaparecerá con el ácido y es entonces cuando acercaremos el imán a las limaduras restantes y observaremos si son atraidos.

Con un Mechero

Si es de oro no se alterará

Si acercamos la llama de un mechero a nuestra joya aproximadamente un minuto, podremos saber su composición.

Pero cuidado, si no fuera de Oro, podría dejar marcas perpetuas en tus Joyas. No lo hagas si no estas convencido de que tu joya es de Oro puro.

Si la joya solo se calienta y no se oscurece ni se “quema”, entonces si lo es.

Si la joya empieza a deteriorarse o se empezara a derretir, nos daremos cuenta que es un enchapado o un bañado.

¡Interesante prueba pero muy arriesgada y nada recomendable!

Métodos profesionales

Profesionales y Joyerías

Ácidos y Piedra de toque

Habitual en Joyerías e Inversores

Los profesionales del Oro, con su gran experiencia suelen saber con certeza solo con el peso, tacto y color o terminado de la pieza su composición. Pero ante cualquier duda se hace esta prueba para comprobar la calidad de la pieza de oro que se compra.

La prueba es sencilla, pero se requiere conocimiento y no esta exenta de peligros, por eso es recomendada solo para uso profesional, por la peligrosidad de los ácidos con los que se trabaja que contienen ácidos nítrico y clorhidrico que podrían dañar gravemente la vista, piel y producir daños por inhalación.

También se corre el peligro de deteriorar o rayar la joya si no es de Oro o chapada en Oro, por lo que se extreman las precauciones y se trabaja con cautela a la hora de frotar la piedra.

Los principales ácidos utilizados, son para comprobar

Oro de 9 kilates a Oro de 24 kilates

Lingote de Oro falso piedra de toque kit profesional

El proceso se realiza frotando la pieza o joya de Oro encima de una piedra especial llamada piedra de toque. Esta piedra, deja una pequeña huella de limaduras del material de la joya a la que se pone unas gotas de distintos ácidos muy precisos que no reaccionan con la marca si no son del quilataje a comprobar. Siempre se empieza con el ácido de menor quilataje y se va subiendo hasta que la marca reacciona con el correspondiente material y cambia de color o desaparece el material.

Es sin duda una prueba de gran exactitud que es de uso muy habitual en profesionales del sector de la joyeria.

Si aún así te interesa esta opción, te dejamos este enlace para comprar un kit profesional de prueba de Oro.

Comprobador Electróncio

En segundos una prueba fiable

Existen en el mercado comprobadores electrónicos con bastante fiabilidad y que determinan el color y el metal de forma muy precisa. Y válido para piezas de 9 kilates a 24 kilates.

Son comprobadores con resultados instantáneos y sin peligro alguno en su uso y para la joya, porque no trabajan con ácidos ni productos nocivos.

En este enlace, encontrarás un comprobador de oro con el que se puede saber la composición de la Joya e incluso si la pieza esta chapada en oro. Realmente es un comprobador de mucha utilidad si eres un pequeño o gran inversor, con un precio competitivo.

Joyería Fina García te recomienda esta selección que hemos realizado para ti. Es el probador de oro electrónico portátil de mejor rendimiento y más fácil de usar.

Tiene mucha precisión
La prueba se hace en segundos
Prueba la calidad de Oro de 6K a 24K
Para todos los colores de Oro

probador laser oro

Espectometro Oro

La prueba más exacta del mercado

Este método te ayuda a medir la densidad del Oro e Incluso su aleación y la composición del contenido en plata, cobre, platino u otros materiales.

Es una prueba especial para grandes inversores y joyerías. Diseñada para comprobar lingotes de Oro o piezas de oro grandes, como monedas grandes. Su resultado es totalmente fiable y en cuestión de minutos podemos saber la composción exacta de la joya de Oro con un 99% de fiabilidad.

Se pueden encontrar multitud de máquinas profesionales (espectómetros) para determinar o como saber si es Oro y su pureza.

Joyería Fina García te recomienda esta en concreto, por su presupuesto y fiabilidad.

Densidad del oro

Sin dificultad pero profesional

La cantidad del metal puro de una joya, la podemos saber con exactitud haciendo esta prueba. Es decir, si la Joya que estamos midiendo es de Oro puro o es una mezcla con otros materiales habituales en joyería para darle color y dureza a nuestras joyas, como Zinc, Cobre, Plata o Hierro.

Si hacemos una prueba con elementos de precisión y nos da como resultado un valor muy aproximado de 19.32g/cm³, estaremos ante una pieza de Oro puro (24 kilates).

Esta prueba es incluso mucho más confiable que las anteriores, pero es muy meticulosa y que requiere cierto conocimiento, pues tiene como requisito conocer el peso según los quilates de la joya que intentas consultar.

Hoy en día es muy poco habitual hacerla y menos a nivel profesional, pues existen como hemos visto muchos instrumentos que nos garantizan con cierta exactitud la composición de nuestra Joya de Oro.

procedimiento calcular densidad del oro forma de calcular densidad del oro

¿Cómo realizo la prueba de la densidad?
Necesitaremos los siguientes elementos:

Un recipiente milimetrado
Una balanza precisa (gramos)

La formula es la siguiente:

Volumen del Oro = Masa/Densidad
«AU» de 24K  = densidad de 19.32 g/cm3

Recuerda que, si no lo haces con una báscula de precisión, te dará un valor orientativo pero no demasiado exacto, por lo que confiar en esta prueba sin tener cierta experiencia o conocimientos no es nada recomendable.

Los milímetros de agua desplazados equivalen a los centímetros cúbicos de la fórmula. Si el resultado te da un valor aproximado 19.32 g/cm³ que es la densidad del Oro puro, la joya será de 24 quilates.

Si el valor de la densidad calculado es distinto, la joya de oro que estás calculando es de distinta calidad. Y aquí te mostramos una tabla con el porcentaje según kilates:

Oro Densidad Pureza
9k 11,57 41%
14k 13,07 58,3%
18k 15,58 75%
24k 19,32 99,9%
Método 1 – Densidad Oro

Par realizar esta prueba, sigue con exactitud estos pasos descritos a continuación.

Recuerda que los utensilios para hacer la medición tienen que ser lo más precisos posibles.

Pon un recipiente encima de una báscula de precisión calibrada en gramos y a cero una vez puesto el recipiente.

Llena el recipiente de agua hasta una de las marcas (milímetros) hasta una medida que pueda cubrir la joya.

Anota el valor de esa marca en milímetros (con exactitud).

Anota el peso en gramos que corresponderá en la báscula.

Introduce ahora la joya dentro del recipiente. Marca el nuevo valor del agua y anota su nuevo peso.

Ahora tendrás que dividir el peso (gramos) entre el volumen incrementado del agua (milímetros) y se obtendrá la densidad de la joya.

Si báscula marca 80 gramos y se desplaza 5 milímetros de agua, el resultado sería:

D = M (gramos) / V (milimetros)
80 gramos/5 milímetros = 16 gr/ml
Sería una joya de 20K

Método 2 – Densidad Oro

Para este método también necesitaremos una plato donde quepa el recipiente, para no mojar la báscula de agua, un recipiente milimetrado y una báscula de precisión.

Colocaremos el recipiente vacío sobre el plato y encima de la báscula

Llenaremos de agua el recipiente hasta que rebose ligeramente

Calibraremos la báscula a cero y en medida gramos

Introduciremos la pieza de oro atada con un hilo y sin soltar el hilo dejaremos caer hasta el fondo del recipiente. Veremos como el agua desbordará un poco

Sacaremos la joya de Oro y añadiremos agua nuevamente hasta llenar el recipiente, pero esta vez sin que rebose

El peso extra que hemos tenido que añadir de agua medido en gramos, será el volumen que desalojó la pieza de oro (en centímetros cúbicos).

Con estos dos datos, los centímetros cúbicos y el peso de la pieza de oro en gramos, podremos calcular la densidad y su proporción de Oro puro.

D = Gr / cm³

67 gramos / 3.5 cm³ = 19.1 gr/cm³

Si los valores fueran estos, estaríamos ante una joya de 24K

Esperamos que todos estos procedimientos te hayan resultado interesantes.

Joyería Fina García,
tu joyería de confianza